Osteopatía deportiva

Centro Médico Suescun, centro médico en Huesca, le ofrece servicios especializados de Osteopatía deportiva:

Como seres vivos evolucionamos adaptándonos al medio en el cual nos movemos, por lo que el concepto de enfermedad, en la medicina Osteopática se descarta y toma el sentido de adaptación a las condiciones o circunstancias a las cuales nos sometemos.

Todo esto tiene una gran importancia en la persona que hace deporte, ya que sus exigencias de adaptación van a ser mayores. Va a solicitar a su cuerpo a unas exigencias que, si bien por un lado le van a dar abundantes beneficios, por otro lado le van a exigir un alto rango de adaptación . Estas adaptaciones serán mejor o peor llevadas según diversos factores como son: la genética, capacidad de adaptación física y mental, dieta, tipo/cantidad de deporte que practica, etc, etc.

Dicho lo anterior, se valorará y tratará al deportista buscando la mejor adaptación posible a su medio. Para eso habrá que:
– quitar los puntos fijos que haya creado en las diversas articulaciones
– ver las diversas compensaciones que ha creado su cuerpo
– ajustar lo que se pueda ajustar…
– ver cual es su dieta
– saber como son sus digestiones, descanso…
– ver su estado mental
– corregir con diversas técnicas según la adaptación que queramos conseguir

El tratamiento Osteopático es recomendable hacerlo cada cierto tiempo (1-2 meses) para el deportista. Así no se dejan compensaciones en el tiempo que después crean diversas patologías. También una semana antes de una competición y en particular dependerá de cada caso. Si que es verdad que no se suele hacer muchas sesiones seguidas, siguiendo la filosofía osteopática de encuentra la lesión, ajústala y el cuerpo hace el resto. El paciente deportista suele notar la mejora rápidamente.

En definitiva, el tratamiento de la Osteopatía deportiva se diferencia poco del tratamiento de una persona no deportista, en cuanto a que siempre se tiene en cuenta la globalidad de la persona. Si es cierto, que a un deportista se le puede exigir más en el tratamiento, ejercicios, estiramientos, etc, que a la persona sedentaria.